Reciba las últimas noticias sobre temas interesantes con NewsHub. Instalar ahora.

Hace 50 años los cimientos de Caracas se estremecían con un fatídico terremoto

29 de julio de 2017 01:25 PM
53 0
Hace 50 años los cimientos de Caracas se estremecían con un fatídico terremoto

La noche del sábado 29 de julio de 1967, los caraqueños poco se imaginaban lo que iban a vivir a partir de las 8:05 pm. Cuatro días después de la celebración de los 400 años de la ciudad capital, un movimiento telúrico sacudía el valle de Caracas y el Litoral Central (Vargas), el cual tuvo una duración de 35 a 55 segundos.

El terremoto fue de magnitud 6.5 en la escala de Ritcher. En Caracas dejó un balance de 2.000 heridos, 263 fallecidos y más de 10 millones de dólares en daños materiales. Las zonas más afectadas fueron las urbanizaciones Altamira y Los Palos Grandes.

En un primer momento no hubo información exacta ni del epicentro ni la magnitud porque el Observatorio Cagigal no pudo precisarlas ya que al sismógrafo pendular del organismo se le rompieron los flejes de las agujas y los equipos de células fotoeléctricas también sufrieron desperfectos.

Luego se conoció que el epicentro del sismo se ubicó en el litoral central, a 20 kilómetros de Caracas.

Al momento del movimiento telúrico, los edificios se mecían y los automóviles eran sacudidos en forma que muchos conductores creían que sus vehículos eran empujados o removidos por otros carros o personas. Muchos ascensores quedaron atascados con personas encerradas.

La magnitud del terremoto no respetó las poderosas estructuras que eran consideradas indestructibles. Varios edificios de la ciudad se vinieron abajo, decenas de avisos luminosos se cayeron y varias de las paredes demolidas tapizaron o destruyeron parcialmente vehículos que se hallaban estacionados.

Al este de Caracas, entre Los Palos Grandes y Altamira, se derrumbaron 10 edificios. Hacia la zona de Lídice, Manicomio, La Pastora y San José, el violento sismo hizo sentir sus efectos de manera especial, debido a la antigua construcción de la mayoría de las viviendas de esta zona norte de la ciudad.

Solamente en La Pastora, más de 200 casas resultaron destruidas parcialmente, y en la mayoría de ellas se desplomaron las cornisas, dejando en medio de la calle y en las aceras gran cantidad de ladrillos y demás materiales de construcción.

En Vargas, la expansión se sintió violentamente durante unos 55 segundos.

En Caraballeda, cinco de los once pisos del edificio Mansión Charaima quedaron destruidos; unos meses después se trató de demoler el edificio con explosivos y, al no lograrse, debió emplearse una bola de demolición. También el Hotel Macuto Sheraton sufrió fuertes daños en sus estructuras.

Al fuerte sismo le siguieron un total de 30 réplicas, todas de menor intensidad, cada una de las cuales llenaba de pánico a quienes las sentían, ya que tenían el temor del primer sismo, que fue considerado un terremoto por la gravedad de su magnitud.

El sonido del terremoto quedó registrado en un estudio musical donde, a esa hora, trabajaban los arreglos del disco de un coro infantil.

Las zonas donde más estragos causó fue en Caracas, La Guaira, Barquisimeto, Santa Rosa, San Felipe y Mérida.

Historiadores estiman que hubo 20 militares fallecidos. Algunos hablan de 26.000 muertos en las ciudades de Caracas (10mil), La Guaira (3mil), Mérida (5mil), Barquisimeto (4.000-5.000) y San Felipe (3mil).

Muchos de los cadáveres estaban tan putrefactos al momento de ser rescatados de entre las ruinas que debieron quemarse en montones.

El 29 de octubre de 1900 se produce, en horas de la madrugada, un terremoto que afectó Caracas. Conocido con el nombre de San Narciso, el sismo fue magnitud 8 en la escala de Ritcher y causó varios muertos y heridos.

Uno de los lesionados fue el entonces presidente Cipriano Castro quien, presa del pánico, se lanzó desde uno de los balcones de la Casa Amarilla y se fracturó un pie.

La Universidad Central, la Santa Capilla, las iglesias de San José, La Pastora, Las Mercedes, La Trinidad, Santa Teresa y Santa Rosalía, así como numerosos edificios públicos y casas particulares, sufrieron daños de consideración.

El fuerte movimiento telúrico también afectó a las poblaciones de Macuto, Caraballeda, Naiguatá, Carenero, Higuerote, Guatire y Guarenas.

La Fundación Venezolana de Investigaciones Sismológicas (Funvisis) explica que los eventos sísmicos representan uno de los mayores riesgos potenciales en Venezuela en cuanto a pérdidas humanas y económicas.

En la actualidad, aproximadamente un 80% de la población vive en zonas de alta amenaza sísmica, variable que aumenta el nivel de riesgo, haciéndolo cada vez mayor a medida que se eleva el índice demográfico y las inversiones en infraestructura.

Por esta razón es importante tomar en consideración las medidas de seguridad antes y después de que ocurra un evento de esta naturaleza.

-Ubícate en sitios seguros durante un sismo. Agáchate, cúbrete y sujétate.

-Antes de evacuar alguna vivienda cierra registros de agua, energía y gas.

Fuente: globovision.com

Compartir en las redes sociales:

Comentarios - 0