Reciba las últimas noticias sobre temas interesantes con NewsHub. Instalar ahora.

Alain Rouquié: "Perón creó una cultura antiliberal que permanece en el tiempo”

10 de septiembre de 2017 09:31 AM
3 0

En "El siglo de Perón", el prestigioso politólogo francés realiza un repaso histórico sobre la evolución del peronismo y trata de comprender sus rasgos esenciales

Es un régimen procedente de elecciones honestas, sin fraude, que desde el Poder Ejecutivo controla al conjunto de las instituciones políticas. Otros han definido este tipo de sistema como populismo, como autocracia competitiva o autoritarismo electoral, entre otros términos que descarto. Partimos del hecho de que se trata de un gobierno que puede ser tanto más democrático que otros porque el líder plebiscitario necesita constantemente del apoyo electoral del pueblo para poder avanzar, aunque se limite al Poder Judicial y al Poder Legislativo "en nombre de la mayoría". El caso más parecido al de Perón es el de Hugo Chávez, que tuvo tres elecciones y logró plebiscitar su poder en las urnas. Sin líder carismático, en el sentido que lo definía Max Weber, no hay democracia hegemónica. Cuando se elige a un líder carismático, hay un reconocimiento de una potencia personal y una gracia especial que le permite gobernar más allá de los límites constitucionales.

Si, porque consultan, y si pierden una elección, se van. En la medida que no consultan, pierden elecciones y se quedan en el poder, se convierten en una dictadura. Lo normal en una democracia es la alternancia, esa es la diferencia entre un autoritarismo y una democracia hegemónica.

Perón mismo, en su primera experiencia de gobierno, tuvo una presidencia más hegemónica que en la tercera, cuando se presentó como "un restaurador de la democracia". Menem hizo una política económica "anti peronista", pero su estilo político es sumamente peronista, en cómo estableció su relación con el Poder Legislativo o con los sindicatos. También la forma de ver a la Argentina en el mundo: a pesar de que eligió los "lazos carnales" con los Estados Unidos, utilizó una idea de grandeza y de identidad nacionalista que está presente en el discurso de Perón. Con Néstor Kirchner hay menos componentes hegemónicos que con Cristina. Uno de los componentes es la estrategia del adversario y de la polarización con el enemigo, que es el que está fuera de la mayoría. La mayoría es el pueblo, quienes están fuera del pueblo es el "anti pueblo" y la "anti patria".

Laclau teoriza sobre las democracias hegemónicas para legitimarlas y justificarlas. Según él, esos regímenes son siempre refundadores y transformadores. Y cuando hay una transformación en curso, el líder tiene que quedarse en el poder. Es el teórico de la reelección indefinida, que es lo que trataron de hacer Perón y los Kirchner turnándose en el poder, Daniel Ortega en Nicaragua, o lo que intentó hacer Chávez hasta que la muerte terminó con ese proyecto. Pero lo que es el colmo de la democracia para Laclau, para mí no lo es. Disiento mucho con esa idea de que un líder se quede en el poder es más democrático.

Porque aquí y allá se utiliza el término para deslegitimar al adversario. No conozco ni un partido o dirigente en Francia, en Europa o aquí que diga "soy populista"; en general se definen como socialistas, conservadores, comunistas o nacionalistas. El mote de populista es siempre negativo. Si uno quiere estudiar un sistema que es peculiar, que no es la democracia representativa, pero que tampoco es un régimen inconstitucional o autoritario, tenemos que poder identificarlo con claridad. Y creo que el populismo es un concepto polémico, vacío, que agrega más confusión, porque "populista" puede ser cualquiera, desde el Tea Party o la señora Marine Le Pen en Francia. No sirve.

de forma centralizada y estatizada, echó a los izquierdistas y comunistas, puso gente leal al frente de los sindicatos, y lanzó leyes sociales. Fue paradójico: Perón creó desde una situación autoritaria el "Estado social" cuando en otros países del mundo había sido impulsado por gobiernos socialdemócratas o democrata cristianos.

Fue de lo más revolucionario que hizo junto a la protección al personal doméstico, que no tenía ningún derecho. Perón fue muy criticado por los miembros de las élites y de la clase media, porque consideraban que esas leyes violaban la propiedad privada cuando se planteaba que el peón tenía que tener asueto el domingo. Desencadenó odios.

Lea también: Maduro rechaza que Santos prohíba la compra de medicamentos en Colombia

Fuente: infobae.com

Compartir en las redes sociales:

Comentarios - 0