¿En qué se parecen el gobierno de CAP y el de Maduro? Coincidencias en el comunicado del 4F

4 de febrero de 2015 09:27 PM

4 0

¿En qué se parecen el gobierno de CAP y el de Maduro? Coincidencias en el comunicado del 4F

En el comunicado del Movimiento Bolivariano Revolucionario 200 (MBR 200), firmado el 24 de junio de 1992, las razones con las que justificaron la intentona golpista a Carlos Andrés Pérez hace 23 años coinciden con las demandas contra el actual mandatario venezolano.

“Nos dirigimos a la Nación para exponer las razones que nos obligaron a insurgir contra un gobierno devenido en Tiranía, que como tal se arroga todos los Poderes del Estado y que pone en entredicho la independencia y la integridad territorial de la Nación, su unidad, la libertad, la paz y la estabilidad de las instituciones, la protección y enaltecimiento del trabajo, el amparo de la dignidad humana, la promoción del bienestar general y de la seguridad social, el logro de la participación equitativa de todos en el disfrute de la riqueza, según los principios de la justicia social, el fomento del desarrollo de la economía al servicio del hombre, el mantenimiento de la igualdad social y jurídica, el mantenimiento del patrimonio moral e histórico de la Nación, forjado por el pueblo en sus luchas por la libertad y la justicia y la acción de los grandes servidores de la Patria cuya expresión más alta es Simón Bolívar, El Libertador, violando con ello los objetivos programáticos expuestos en el Preámbulo de la Constitución y desarrollados por ésta”.

“¿Cómo podría calificarse al gobernante que por dejación, y a veces por decisión deliberada, permite y propicia que los habitantes del país sean habitualmente ejecutados por el hampa todos los fines de semana? ¿Cómo justificar las cuarenta víctimas de asesinato que solamente en la capital nos brinda semanalmente esa falsa democracia?”.

“El presidente se siente libre de disponer arbitrariamente de la vida de los ciudadanos y de permitir que las policías y el hampa asuman el papel de verdugos de hombres y mujeres indefensos que confiaron su vida y su seguridad al Estado y a sus gobernantes. Basta ver los periódicos y las cifras suministradas por la Fiscalía General de la República y la Policía Técnica Judicial, para darse cuenta de que con el debilitamiento del poder real de esta tiranía, ha aumentado la indefensión de la población ante los órganos de seguridad del Estado y del hampa común, hermanados en su propósito de sembrar el terror en la población”.

“Ha aumentado la indefensión de la población ante los órganos de seguridad del Estado y del hampa común”.

“Fuerzas Armadas se transformaran de pueblo en armas al servicio del Estado y de sus instituciones, en cómplices y sostén de los usurpadores de la soberanía política, de los traidores a la Patria, de los saqueadores de la Hacienda Pública, de los hambreadores del pueblo en provecho propio, de los traficantes de honras y conciencias y de los destructores de todos los valores éticos y morales que nos legaran el Padre de la Patria y los libertadores”.

“No existe una degradación mayor para una Nación que aceptar, pasiva e indiferente, la conculcación sistemática y cotidiana de los más elementales derechos humanos consagrados y garantizados por la Constitución Nacional, y la instauración de una tiranía que pretende ocultarse ostentando máscara de democracia, mientras usurpa la soberanía popular”.

“En Venezuela no existe separación alguna entre las ramas del Poder Público, pues los Partidos Políticos, violando deliberadamente su función de intermediarios entre la sociedad y el Estado, conspiraron entre sí para usurpar la soberanía popular y lograr que el Ejecutivo se arrogase la totalidad de los Poderes del Estado. Con lo que el Ejecutivo devino en tiranía y el ejercicio de la soberanía popular, a través del voto, quedó reducido a una farsa grotesca, deliberadamente vaciada de todo contenido y propósito.”

“Los integrantes del Poder Legislativo deben su mandato, y el papel del votante se circunscribe a la escogencia de quien, como Presidente de la República y jefe del gobierno, será simultáneamente dueño y señor del Poder Legislativo y, a través de éste, del Poder Judicial; es decir se le permite escoger entre candidatos rivales que se disputan el derecho a ejercer la tiranía por cinco años”.

“Si no se atiende a las opiniones que sobre el sistema político y el gobierno emanan de la sociedad, a través de sus múltiples voceros, sean estos institucionales o personas que gozan de autoridad moral y son consideradas voceros legítimos del sentir popular, se produce de hecho la negación del derecho a la libertad de expresión”.

“La libertad de expresión carece de sentido, y deviene en principio vaciado de contenido, sin la obligación correlativa del gobernante de escuchar y de actuar de conformidad con los justos reclamos y exigencias del pueblo, del cual emana su mandato. ¡Esa y no otra es la situación existente en nuestro país!”.

“El pueblo venezolano abandonó toda esperanza de recuperar la soberanía que le fue usurpada y el restablecimiento del imperio de la Constitución y de las leyes, y optó por hacer uso del derecho a manifestación, consagrado en el artículo 115, ya que el derecho a manifestar no es sino la derivación del derecho primario a la libertad de expresión, del cual sólo difiere en la forma pero no en la esencia”.

“¿Cómo soslayar que ésa y no otra es la razón profunda de la DESOBEDIENCIA CIVIL que desde los comicios de 1988 ha privado de legitimidad al régimen? Repudio al status quo imperante que provocó el 27 de febrero de 1989 y que aflora nuevamente en las novecientas veinticinco manifestaciones de las cuales cuatrocientas fueron violentas, que sacuden al país entre septiembre de 1991 y el 4 de febrero de 1992, y que continúan sin tregua desde esa fecha hasta hoy, a pesar de la violencia con que son reprimidas estas formas desesperadas y exasperadas de repudio a gobernantes, a quienes se percibe como usurpadores de la legítima soberanía popular”.

“Toda tiranía teme el momento en que el pueblo despierta y reacciona a la pérdida de la soberanía política. La tiranía (…) se caracteriza por el ejercicio personal del poder, en provecho propio y en perjuicio de los opositores reacios, criminales sin más para el tirano, que no admite resistencias a su voluntad. La persecución personal, la privación de los empleos, la expropiación arbitraria, la crueldad sanguinaria en la represión”.

“El tirano, que quiere más su bien que el común de todos (…) usa de su poder contra el pueblo de tres modos: 1. procurando que sea necio y cobarde, para que no se levante contra él ni se oponga a su voluntad; 2. introduciendo desafecto y desconfianza entre unos y otros para que no hablen contra él, temerosos de la falta de fe y secreto; 3. haciéndoles pobres,y metiéndoles en tan grandes hechos que no pueden acabarse; para que atentos siempre a su mal, nunca piensen cosa contra su señorío”.

Con la pérdida de la independencia desaparece la soberanía y se cae en la dependencia política, económica, legal y financiera de las potencias extranjeras, e incluso de los organismos internacionales. Pero ¿cómo silenciar que la deuda externa contraída en forma ¡legítima, fraudulenta, innecesaria y corrupta condiciona y menoscaba la independencia y la soberanía del País?

¿No es cierto que el peso de esta deuda forzó a celebrar convenios con los organismos financieros internacionales, tales como el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial, quienes a cambio de nuevos préstamos y más deuda imponen las políticas monetarias, económicas, tributarias y arancelarias que sigue el gobierno?

“¿Cómo negar que el Presidente Carlos Andrés Pérez es el hombre que en dos gobiernos nos empobreció y endeudó fraudulentamente en beneficio propio y de sus cómplices, que empujó a la gran mayoría de la Nación a la miseria y a la mendicidad, que amenaza a su propio pueblo con invasiones extranjeras si persiste en repudiarlo, que puso en entredicho la independencia, soberanía e integridad de la Patria, que impide la libertad de expresión y condona las amenazas de vida contra los disidentes, permanece indiferente ante la inseguridad pública y ante la violación de los derechos humanos a escalas inimaginables en las cárceles y retenes del País, e incita o tolera que los adulantes exculpan sus rasgos faciales y gestos en estatuas hechas a imagen del Padre de la Patria? ¿cómo negar que esto llena todos los extremos que los hombres y las leyes atribuyen al tirano? ¿Cómo ignorar la responsabilidad de las cúpulas partidistas, económicas, financieras y militares en la postración de la República y su condición de beneficiarios y copartícipes voluntarios en este estado de cosas?”

“Se exige la Convocatoria a un Referéndum Nacional para revocar el mandato al Presidente de la República, a los Parlamentarios que componen el Congreso Nacional y a los integrantes de la Corte Suprema de Justicia”.

Fuente: runrun.es

A la página de categoría

Loading...