Reciba las últimas noticias sobre temas interesantes con NewsHub. Instalar ahora.

Pdvsa y Estado estudian nuevos..

10 de septiembre de 2017 09:38 AM
6 0

Caracas.- Ante las recientes sanciones que impuso el gobierno de los Estados Unidos a Venezuela, que afectan entre otras cosas la capacidad de financiamiento del país y sus mercados, la nación y representantes oficiales, de inicio Petróleos de Venezuela (Pdvsa) y el Ministerio de Petróleo, revisan el entorno económico en distintos espacios, pero especialmente vuelca sus esfuerzos en la industria energética, que a su vez ha sido apalancada durante los últimos años bajo la Faja Petrolífera del Orinoco (FPO).

El país cuenta con una potencialidad marcada en el ámbito petrolero-energético. En los últimos años, como evidencian documentos y reseñas, Venezuela procuró el impulso de su industria del crudo, barajando nuevos mercados y tecnologías en beneficio del sector, y directamente en la estatal Petróleos de Venezuela S.A, (Pdvsa).

Con estas gestiones, surgió otro espacio que engloba la principal cadena de oportunidades que posee el país sobre el área energética, y no es otro que la FPO. De acuerdo con descripciones de la propia Pdvsa, esta extensión del territorio –con yacimientos principalmente de crudos pesados y extrapesados– cuenta con 55.134 kilómetros cuadrados (km2), ubicada entre los estados Monagas, Delta Amacuro, Anzoátegui, Bolívar, Guárico y Apure y subdividida en cuatro grandes campos: Boyacá, Junín, Ayacucho y Carabobo.

En pro de un óptimo crecimiento, de mayor ganancia para la nación, en el año 2006 durante el gobierno del presidente Hugo Chávez, las asociaciones estratégicas de la Faja, de lo que se denominó la Apertura Petrolera, comenzaron a ser sustituidas por lo que hoy se conoce como empresas mixtas, en las cuales Pdvsa y el Estado tienen mayoría accionaria.

Sobre este punto, el experto Fernando Travieso sostiene que en la actualidad la FPO cuenta con un billón 457 mil millones de barriles de petróleo en sitio, con un factor de recobro de 20% que establece sus reservas certificadas en 270 mil millones de barriles, y que incluso, posee espacio de aumento –con las nuevas tecnologías presentes en el país– a 40%, con lo que se duplicarían las reservas a más de 500 mil millones, una cifra que el analista aseguró “llevaría a Venezuela a superar las reservas que tienen en conjunto los grandes productores OPEP, como Arabia Saudí”.

En información de la estatal venezolana, actualmente existen en esta extensa región del país alrededor de 24 empresas (Rosneft, Gazprom, Eni, Indian Petrol, BP, Petrobra, Chevron, CNPC), pertenecientes a cerca de 19 países (Italia, Rusia, China, India, Reino Unido, EEUU).

Sin embargo, este esquema presenta un escenario difícil frente a las recientes sanciones estadounidenses, que inciden directamente en el financiamiento del país, y su principal fuente de recursos de siempre.

El presidente Donald Trump, firmó el pasado 26 de agosto una orden que prohíbe las “negociaciones de deuda nueva y capital por el Gobierno y de Pdvsa”.

Expertos aseguran que estas medidas hacen que sea “extremadamente difícil” para Venezuela o Pdvsa obtener financiamiento nuevo al prohibir que cualquier entidad de ese país participe en operaciones sobre nuevos fondos. “Esto genera que una reestructuración de la deuda sea casi imposible”, asegura la firma Torino Capital.

Estos especialistas entonces consideran que el giro de esta acción extranjera radica en un cambio de posición: que en el mediano y largo plazo el Gobierno venezolano acelere el proceso de reducción de su dependencia de los mercados de petróleo de EEUU, mediante la desinversión de activos propiedad de esa nación y el aumento de los envíos a China u otros países donde no se enfrentan a restricciones financieras.

Este elemento ha sido valorado por el Gobierno, que a través del Gabinete económico y los miembros del sector energético han emprendido una serie de encuentros que contrarresten la referida acción foránea. En Kazajistan se encuentra en una Cumbre el presidente Nicolás Maduro para estos fines.

El presidente de Pdvsa, Nelson Martínez, sostuvo un encuentro con representantes de la Cámara Petrolera de Venezuela (CPV), con la finalidad de identificar nuevas oportunidades para el incremento de la producción de hidrocarburos y “generar estrategias” contra “el bloqueo petrolero”.

“Vamos a diseñar nuevos métodos de intercambios y de trabajo. Con la incorporación de la CPV podremos incrementar la producción, establecer mecanismos novedosos de pago y afianzar la retribución a la industria”, indicó.

Además, el presidente Maduro ya dio pie esta semana al cambio de visión con la aprobación de un Plan a Pdvsa, que incluye la búsqueda de estos nuevos mercados y el incremento de sus niveles.

“Yo le he aprobado al nuevo presidente de Pdvsa un plan para elevar la producción petrolera disminuyendo gastos suntuarios y gastos en divisas”, expuso el mandatario, en el anuncio de un nuevo sistema de administración de divisas.

“La primera fuente de divisas es elevar la producción de petróleo y consolidar los nuevos mercados (...) (entre ellos) con nuestra hermanas China, India, Japón o Rusia”, dijo.

El Presidente consideró que las medidas “prohiben implícitamente” que Venezuela coloque en el país norteamericano su hidrocarburo y de esto, recordó que en la última semana se reunió con varios inversionistas estadounidenses como Chevron. “Y vinieron otros, y me dicen que ellos son los grandes perjudicados”, subrayó.

La nueva transición fue ejecutada recientemente por el ministro de Petróleo, Eulogio Del Pino; el presidente de la estatal, Nelson Martínez, y el ministro y vicepresidente de Planificación, Ricardo Menéndez, quienes sostuvieron una reunión de Alto Nivel con delegados energéticos de China para evaluar la inversión petrolera que ejecutan ambas naciones.

El gigante asiático en esta reunión mostró interés en participar en la reactivación de 800 pozos petroleros ubicados en la FPO, lo que significaría un incremento en la producción de 42.000 barriles diarios.

Otro proyecto adelantado entre ambas naciones es la construcción de una refinería en territorio chino que contará con la capacidad de procesar 400.000 barriles diarios de crudo extrapesado provenientes de la FPO. “Este proyecto viene a abrir un espacio para nuestro crudo, añadido al mercado asiático”, expuso Del Pino tras reunirse.

Más atrás en el tiempo, en otro encuentro con representantes venezolanos que ratifican este posicionamiento del crudo local, el presidente de la estatal rusa Rosneft, Ígor Sechin, afirmó nuevamente que “nunca” se irán, “trabajaremos e incrementaremos los niveles de la cooperación ”, dijo el líder de una empresa que realiza proyectos en la Faja, y que producen nueve millones de toneladas de crudo anuales.

Lea también: Strengthen conversations in the process of dialogue between the opposition and the Bolivarian Government – RNV

Fuente: eluniversal.com

Compartir en las redes sociales:

Comentarios - 0